Whatsapp icon
¿Te llamamos?

Blog


Blog Audífonos o auriculares, ¿son lo mismo?

None

Audífonos o auriculares, ¿son lo mismo?

Audífonos, sonotones, aparatos auditivos, prótesis auditivas… Puedes llamarlos como quieras, pero si tenemos que marcar una gran diferencia: los audífonos y los auriculares no sirven para lo mismo.
 

Vale, no son lo mismo, pero… ¿en qué se diferencian? En este artículo te contamos cuáles son las principales diferencias entre los auriculares y los audífonos

En los países latinoamericanos los audífonos son lo que en España conocemos como auriculares para escuchar música, mientras que los audífonos o sonotones son aparatos auditivos que mejoran la audición de quien la había perdido. Aunque los avances tecnológicos han permitido que muchos audífonos para la sordera sirvan para escuchar música, esta no es su principal función.
 

Audífonos o auriculares, ¿qué debo utilizar?


Depende. Como decíamos la gran diferencia entre ambos dispositivos es su función principal. 

Si buscas escuchar música, ver la televisión, series, películas, etc. sin importar cómo sea tu audición, necesitas únicamente unos auriculares, como por ejemplo los de esta web, que transmiten el audio desde una fuente de sonido y funcionan sin cables.

Los audífonos son específicamente para personas con una pérdida de audición. Aunque los audífonos más avanzados también puedan reproducir el audio directamente en los oídos, se basan en configuraciones específicas de la pérdida auditiva de la persona que los tenga que utilizar.
 

 

Los audífonos siempre deben ser ajustados por un especialista.  Los audiólogos se basan en pruebas auditivas específicas para programar los audífonos de acuerdo a las necesidades de cada persona. 

Además, las marcas de audífonos han puesto a disposición de los usuarios aplicaciones que permiten cambiar los ajustes de escucha y el volumen, personalizándolo siempre en el déficit auditivo de cada persona.

 

¿Son los auriculares una alternativa a los audífonos?


Desde audifono.es respondemos un no. ¿Por qué?

Aunque nos estamos encontrando con auriculares que aseguran que pueden ser una ayuda para la pérdida auditiva, realmente no lo son. Pueden actuar como amplificadores de sonido, captando el sonido a través de los micrófonos y reproduciéndose por el altavoz a un volumen más elevado. No hay un control para saber cuáles pueden ser las consecuencias a largo plazo. 

 

 

Los auriculares, o los amplificadores de sonido, al no estar personalizados única y exclusivamente de acuerdo a la pérdida auditiva de cada persona, seguirán sin ayudar al usuario a captar y procesar todos los sonidos de su alrededor, ya que la sordera no se soluciona subiendo el volumen. 

De la misma manera que no se considera comprar gafas para la vista en una tienda, sin conocer las necesidades específicas de cada uno, ¿por qué arriesgarse con los audífonos?

 

Pérdida auditiva por ruido


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1.100 millones de jóvenes se encuentran en riesgo de sufrir una pérdida auditiva producida por el ruido. En los últimos años se han centrado en sensibilizar a la población sobre los riesgos que puede tener acudir a conciertos o trabajar en entornos con ruidos sin protección. 

Una de las mayores preocupaciones de la OMS son los auriculares. Si estos no se utilizan de forma correcta pueden provocar una pérdida auditiva irreversible. Nada de esto es para decir que los auriculares son dañinos. El verdadero problema es que estamos elevando el sonido a niveles muy altos durante largos períodos de tiempo. 

Esta escucha prolongada de ruidos fuertes puede causar una pérdida de audición al dañar las células ciliadas, que son pelos microscópicos encargados de las señales eléctricas que se envían a través del nervio auditivo al cerebro. Cuando el sonido es demasiado fuerte durante mucho tiempo, estas estereocilias se rompen.


Por qué elegir auriculares con cancelación de ruido


Independientemente de si se utilizan auriculares, es más importante comprender que algunos dispositivos pueden bloquear mejor el ruido externo que otros.
 

 

El ruido del entorno es un factor muy importante a la hora de determinar la calidad de sonido final de los auriculares, especialmente cuando no disponemos de salas insonorizadas y utilizamos auriculares en lugares públicos. 

Gracias a este tipo de auriculares, no tendremos que subir el volumen de nuestra música para tratar de tapar el ruido de fondo.


¿A qué volumen debo escuchar música?


¿Cómo de alto es demasiado alto y cuánto tiempo es demasiado? Los expertos del CDC (Centros para el Control y Detección de Enfermedades) estadounidense, toman como referencia los dispositivos iPhone: estos dispositivos reproducen a un máximo de 100dB a 115dB. Según la mayoría de investigadores están de acuerdo en que para escuchar de forma segura a través de estos dispositivos debemos tener el volumen a un 70% de su capacidad máxima.  

Uno de los ejemplos más claros lo encontramos cuando escuchamos música desde nuestro smartphone. Cuando utilizamos auriculares, o cascos, podemos observar una advertencia que nos indica que un volumen superior al que tenemos podría dañar nuestra audición

Ahora bien, ¿esto nos importa? o ¿seguimos subiendo el volumen de la música hasta alcanzar el nivel máximo? Este mensaje no aparece porque sí.

En los dispositivos de iPhone es posible tener un seguimiento de nuestra audición. Podremos tener información sobre el nivel de decibelios al que hemos estado expuestos y durante cuánto tiempo. 

App Salud > Explorar > Audición
 

Límites de exposición al ruido sin protección


Una conversación se mantiene entre los 60-70 dB. A partir de ahí, en función del nivel de decibelios y el tiempo que se está expuesto juegan un papel muy importante: 

» Aspiradora: 70-80dB
        » Límite de exposición a 75dB - 127h/7 días
» Cortacésped: 80-90dB
        » Límite de exposición a 80dB - 40h/7 días
» Moto: 90-100dB
        » Límite de exposición a 90dB - 4h/7 días
» Sirena de ambulancia: 100-110dB
        » Límite de exposición a 100dB - 24m/7 días
» Concierto de Rock: 110-120dB
        » Límite de exposición a 110dB - 4m/7 días

A más de 120 dB el daño puede ocurrir casi de forma casi inmediata. Es importante, en el caso del ocio y trabajos con exposición prolongada al ruido, proteger nuestros oídos con tapones.


Los audífonos son los aparatos auditivos que pueden devolverte los sonidos que te habías perdido, y también podrás transmitir el sonido de otros dispositivos a través de ellos y de acuerdo con tu pérdida auditiva.

Pero si lo que queremos es simplemente escuchar nuestros podcasts favoritos o la última canción de los cantantes que tanto nos gustan, y no tenemos ningún déficit auditivo, los auriculares son los dispositivos más adecuados. 

Escuchar a través de los auriculares no es perjudicial para la salud siempre y cuando se tengan en cuenta las diferentes cuestiones que hemos mencionado a lo largo de este artículo. 

Si llevas mucho tiempo escuchando música, da un descanso a tus oídos después de una exposición prolongada al ruido, tus oídos te lo agradecerán.

  • 19 de Noviembre de 2020