Otitis externa

Otitis externa: ¿Qué es?

La otitis externa, otitis del nadador o inflamación del canal auditivo se da en la parte más externa conducto auditivo. 

 

¿Qué es la otitis externa?

La otitis externa es una inflamación del canal auditivo externo. Se define como una inflamación bacteriana o de hongos. Es un problema de salud y debe tratarse de la manera correcta para garantizar que no haya más daños.

 

Causas de la otitis externa

 

Una de las principales causas para que se de esta inflamación es la acumulación de humedad en el conducto auditivo. Durante el verano, es más común ya pasamos más tiempos en ambientes húmedos como piscinas, duchas o la playa.

 

Una limpieza rigurosa del oído con un bastoncillo de algodón también puede dañar la dermis del canal auditivo. El cerumen está para proteger el oído de bacterias y hongos; limpiar el conducto auditivo e impedir que las impurezas entren.

 

Otro factor que podría causarlo es no cuidar sus audífonos adecuadamente. Los usuarios deben darle importancia a una limpieza regular del oído y del audífono y asegurarse que el dispositivo se encuentra libre de bacterias. En el caso de tener otitis, y ser usuario de audífonos, se recomienda recibir tratamiento personalizado a cada caso y esperar hasta finalizarlo para volver a utilizarlos.

 

Síntomas de la infección de oído

 

Otitis externa

Una inflamación del canal auditivo puede sentirse como una sensación de calor, seguida por un dolor de oído  , especialmente al masticar o al tumbarse.

Se presenta de forma rápida en 48 horas. Además, se manifestará una pérdida auditiva temporal o la sensación de oído tapado.

 

Al manifestarse los primeros síntomas es recomendable realizarse pruebas médicas, entre las que habrá una inspección ocular mediante otoscopia, para recibir cuanto antes tratamiento.

 

Cómo prevenir una otitis

 

  • Hay que secar bien los oídos después de la ducha, el baño, el baño en la piscina o en la playa… con la punta de la toalla inclinando la cabeza hacia cada lado para favorecer la salida del agua.
  • Es importante proteger los oídos con tapones protectores para bañarse en la playa o la piscina.
  • Conviene masticar chicle en los despegues y aterrizajes de un viaje en avión y también durante los viajes largos en coche para anular el efecto presión.
  • Evitar ruidos fuertes y a corta distancia, sobre todo, durante mucho rato.
  • No utilizar bastoncillos de algodón para la limpieza de los oídos.Contenido patrocinado

 



Call Now Button