¿Te llamamos?

Pérdida auditiva


Encuentra la ayuda que necesitas. Habla con expertos sobre tu situación.

Una buena salud auditiva hace que las relaciones con amigos, actividades en familia, conciertos, y otro tipo de actividades sean placenteras.

La pérdida auditiva o hipoacusia es un problema que afecta a más de 466 millones de personas. Muchos aspectos nos ponen en entornos de escucha exigentes como el trabajo, un concierto o la calle.

Causas de la pérdida auditiva


Trauma acústico

Trauma acústico

Se produce una lesión en el oído interno, debido normalmente a un ruido muy fuerte. El trauma acústico es una causa común de hipoacusia neurosensorial.

Antecedentes

Antecedentes familiares

Aproximadamente la mitad de los casos de hipoacusia de la actualidad se deben a causas genéticas.

Envejecimiento

Envejecimiento

La pérdida auditiva asociada a la edad es conocida como presbiacusia. Se presenta con síntomas muy leves y paulatinos que apenas se logran percibir.

Envejecimiento

Medicamentos

Son aquellos que se usan para el tratamiento de infecciones y enfermedades graves, como el cáncer o enfermedades del corazón. Son medicamentos capaces de provocar lesiones irreparables en los oído.

Infecciones

Infecciones

Muchas veces las infecciones de oído, bacterianas o virales, se dan en el oído medio. Pueden afectar a la audición si se dan en el oído medio.

Síntomas de la pérdida auditiva


Es habitual que los familiares y amigos sean los que señalan un posible problema auditivo. Se habla alto, se pide que repitan las cosas en varias ocasiones o ponemos la televisión a un volumen elevado.

Es importante educarse a sí mismo. Estar bien informado es uno de los primeros pasos para atajar los problemas auditivos.

Signos emocionales

Estrés o cansancio al esforzarse oír lo que dicen los demás.

Inquietud ante la perspectiva de conocer gente nueva por miedo a malentendidos en las conversaciones.

Se trata de evitar las situaciones sociales con las que antes disfrutaba.

Signos sociales

La intervención de familiares o amigos se puede detectar una pérdida auditiva.

  • Suelen pedir que le repitan frecuentemente las cosas
  • No oyen bien conversaciones en situaciones ruidosas como en la calle o en cafeterías
  • Tienen problemas para escuchar a mujeres y niños
  • Ponen la televisión y la radio a un volumen elevado

Signos clínicos

La mayoría de casos se dan por antecedentes familiares. En este caso es fácil de detectar ya que se hacen cribados neonatales.

Existe la posibilidad de que se tomen medicamentos que puedan tener efectos secundarios en el sistema auditivo.

Grados de la pérdida auditiva


Hay diferentes criterios para clasificar los tipos de la hipoacusia. Se clasifican dependiendo del origen de la lesión, de la intensidad o del momento en el que ocurre.

Origen de la lesión

Hipoacusia conductiva o de transmisión

Este tipo de pérdida auditiva afecta la parte aérea del oído. Puede darse por obstrucciones en el oído medio o externo.

Hipoacusia neurosensorial o de percepción

La lesión se encuentra en el oído interno o en el nervio auditivo. Dependiendo del grado de hipoacusia será necesario un implante coclear o un audífono.

Hipoacusia mixta o combinada

Se trata de una hipoacusia de transmisión junto con una neurosensorial.

Intensidad de la pérdida auditiva

  • ▶️ Audición normal: Se oyen sonidos suaves a partir de 20dB.
  • ▶️ Pérdidas leves: el umbral de audición está situado entre 20 y 40 dB. Cuesta entender en entornos ruidosos.
  • ▶️ Pérdidas medias: la pérdida auditiva se encuentra entre 41 y 70 dB. Cuesta entender.
  • ▶️ Pérdidas severas: la pérdida auditiva se sitúa entre los 71 y 90 dB. Necesidad de ayuda auditiva.
  • ▶️ Pérdidas profundas: en este caso la pérdida auditiva supera los 90 dB y se sitúa entre 91-100 dB. No se perciben sonidos.

Momento en el que aparece

Prelocutiva

Este tipo de hipoacusia se da antes de aprender a hablar.

Poslocutiva

Esta hipoacusia se da una vez adquirido el lenguaje.

Después queda clasificar si es una hipoacusia bilateral, de los dos oídos, o unilateral, solo de un oído. En el caso de ser bilateral, se clasificaría como simétrica o asimétrica, dependiendo de si coincide o no el porcentaje de pérdida en los dos oídos.

Presbiacusia: pérdida auditiva en mayores


La presbiacusia aparece derivada del envejecimiento de las personas.

En España el 72% de los casos de pérdida de la audición se da en personas mayores de 65 años.

Los factores que llevan a sufrir presbiacusia suelen ser: el ruido, hipertensión, colesterol, diabetes… enfermedades muy habituales.

Los sonidos de alta frecuencia se ven afectados más que los sonidos profundos. Por ello, la inteligibilidad del habla se ve obstaculizada, especialmente cuando la audición deficiente está sujeta a un ambiente intensamente ruidoso.

Trauma acústico

Efecto cóctel

Refiere a la capacidad de concentrarse en una sola conversación en un entorno ruidoso.

Pérdida auditiva en niños


Niños prelocutivos

Se hace referencia a pérdidas auditivas profundas, unas pérdidas que no permiten el aprendizaje locutivo.

Atajando el problema auditivo en una edad temprana -entre el año y los 3 años-, se suele obtener un buen pronóstico , el niño desarrollará el lenguaje, pudiendo alcanzar el nivel de desarrollo de otros niños de la misma edad.

Debe contar con la ayuda e implicación de la familia y de los profesionales que sean necesarios para el desarrollo.

Pérdida prelocutiva

Niños postlocutivos

Los niños que han desarrollado una pérdida auditiva una vez adquirido el lenguaje no tienen por qué perder esta habilidad.

Podrían producirse cambios tanto en la voz como en el volumen en el que hable el niño, por eso, sería imprescindible atajar el problema lo más rápido posible, desde el diagnóstico hasta la utilización de audífonos. Gracias a ello podrá continuar aprendiendo de una manera normal.

Pérdida prelocutiva

Tratamiento para la pérdida auditiva


No existe un medicamento que pueda curar este tipo de trastorno. Sin embargo, el mejor tratamiento para recuperar la audición es el uso de audífonos, ya que supone un tratamiento efectivo y no invasivo.