¿Te llamamos?

Pruebas Auditivas


Las pruebas auditivas son el primer paso para recuperar la audición.

Realiza unas pruebas gratis cerca de ti

¿Oyes pero no entiendes bien? ¿Te cuesta seguir las conversaciones en ambientes con ruido? ¿Pones la televisión muy alta?

Puede que estés sufriendo una pérdida auditiva.

El primer paso para recuperar la audición

Realiza unas pruebas auditivas en un gabinete audiológico profesional. Se categoriza la pérdida de audición a la que se enfrenta el paciente y los profesionales encuentran la mejor solución.

Prueba de audífonos

1. Anámnesis


El especialista lleva a cabo una anamnesis completa y detallada de cada paciente. Debe conocer a fondo el historial del paciente mediante una batería de preguntas. Se realizará una valoración social y otra médica.

Valoración social

La finalidad es conocer las circunstancias sociales, familiares, laborales, etc. que rodean al paciente, así como sus preferencias y capacidades.

Valoración médica

Se pretende conocer la información sobre el historial de enfermedades, alergias y antecedentes.

2. Otoscopia


La otoscopia es una prueba de inspección que se realiza para descartar tapones, infección del conducto o una inflamación. Se valora la posible existencia de problemas que estén causando una pérdida de audición temporal por obstrucciones del canal auditivo u otras causas externas.

En caso de que se descarten estos factores externos, o una vez solucionados, y persista el déficit de audición, se procederá a realizar una audiometría.

Otoscopia

3. Audiometría


La audiometría es una parte fundamental de los exámenes auditivos. Es una prueba de sonidos, donde se mide la capacidad auditiva en función de la intensidad y la frecuencia del sonido.

El objetivo es comprender la intensidad que debe tener un sonido para que el paciente lo oiga en las distintas frecuencias, dentro del rango de frecuencia audible por el ser humano.

4. Impedanciometría


Mediante esta prueba se mide la resistencia que el oído medio pone a la transmisión del sonido.

Permite obtener información sobre la presión, la movilidad de la membrana timpánica y de la cadena de los tres huesecillos.

El audioprotesista puede saber si hay posibilidad de sufrir otoesclerosis, una rotura en la cadena de los tres huesecillos o una perforación timpánica.

Prueba de impedancia

Timpanometría

Se realiza a través de una sonda que bombea aire para cambiar la presión del oído medio. Dada esta presión, se producen movimientos oscilatorios en el tímpano.

Todos los datos quedarán registrados en un timpanograma, un gráfico complementario a la audiometría.

Estudio del reflejo estapedial

El reflejo estapedial es una contracción del estribo, uno de los tres huesecillos del oído. El oído medio protege al oído interno de ruidos extremadamente fuertes gracias a la contracción del estribo.

5. Logoaudiometría


El espcialista realiza al paciente una prueba de entendimiento del habla . Se trata de un test en el que se escuchan palabras y frases. Sirven al profesional para entender y determinar la capacidad del paciente para diferenciar los sonidos y si realmente está entendiendo lo que oye.

Como en la prueba de audiometría, el paciente debe colaborar y decir qué palabra o frase está escuchando en todo momento.

6. Acufenometría


Sirve para determinar la características psicoacústicas de los acúfenos. Se realiza sólo si es necesario. Una vez identificados los acúfenos, el audioprotesista determina cuál es el nivel mínimo de intensidad necesario para enmascarar estos acúfenos.

Cada una de estas pruebas son necesarias, tanto para la elección final de la solución auditiva como de una personalización de esta.

Basándose en todos los datos recogidos, el audioprotesista le recomendará el tipo de audífono que mejor se adapte a su pérdida y realiza un presupuesto.